¿Cómo afecta la migración a los países receptores?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El continente europeo, ha experimentado la modalidad de la presión migratoria, como una manera de romper con el statu quo. Ahora que de allí los partidos de la extrema derecha adquirieron buenos resultados en cuanto a los distintos países de los estados miembros, es otro caso particular.

Si mencionamos, un caso especial de la crisis migratoria, no podemos descartar a Siria, que, por causa de la guerra civil, ocasionó una crisis humanitaria lo que provocó, un éxodo de alrededor de unos 7 millones de personas desde el año 2012, de allí parte el debate de Inmigración sí o inmigración no.

En consecuencia, la Unión Europea usó a Turquía como un muro de contención, cancelando de manera parcial, la factura correspondiente por los costos que se vinculan a la retención de dichos refugiados, firmando un compromiso acerca de unas cuotas con los países miembros.

Ahora bien, el siguiente país parece haber alcanzado la posición más alta en el número de individuos que abandonan este territorio, Venezuela.

El FMI realizó un análisis acerca de la desbordante migración desde Venezuela a otros países receptores. Hacemos suposición de que la migración mantenga su secuencia en los próximos años, alcanzando unos 10 millones de personas en el año 2023. En la actualidad el éxodo alcanza unos 6.5 millones de individuos.

Agregando que, el país con la hiperinflación más alta en comparación a otro país de Latinoamérica, está viviendo el éxodo más alto, conocido en un menor espacio de tiempo.

Cabe mencionar que, en octubre del año 2019, Naciones Unidas, apreció 4.5 millones de venezolanos quiénes habían abandonado el territorio, por lo que 3.7 millones de personas se alojaron en otros países del Caribe y de América Latina.

Por lo que en este caso no existe el muro de contención, lo que significa que el éxodo venezolano se esparció en mayor cantidad por los países de América Latina en particular hacia Colombia, quien ha sido el principal receptor.

Ahora podemos recalcar, cuál es el impacto de las cuentas públicas de tales países, la expectativa del crecimiento económico y del mercado laboral.

 

¿Cómo impacta económicamente el éxodo venezolano en los países receptores?

 

Venezuela está pasando por una crisis tanto humanitarias como económicas, las cuales se van poniendo difícil al transcurrir el tiempo.

Se predice que el PIB real siga descendiendo hasta un 35% en solo un año. Esto representa una contracción acumulada de unos 65% desde el año 2013. Todo esto vinculado a la hiperinflación, es totalmente justificable la migración masiva.

Este éxodo venezolano, ocasionó un impacto calculado en gastos mayores en los países receptores; en cuanto a la integración y en los mercados laborales.

Enfatizando que los países receptores más significativos han sido: Ecuador, Chile, Panamá, Perú y Colombia.

Ese impacto es producido por la presión de presupuesto, debido a que estos territorios receptores, están ayudando a los inmigrantes en educación, validación de títulos educativos y los más importante en la búsqueda de empleo.

Se pueden resaltar que Colombia, es el país que tiene más venezolanos establecido en 1,4 millones, resultando una población de unos 49 millones, a esto se debe el impacto de sus gastos que han crecido a 0.6 puntos de PIB real para el 2023. En Perú y Ecuador hay un 0.3% y un 0.1% en Chile.

Para ejemplificar más claramente, la movilización de los recursos que se realiza en Colombia, es como si el gobierno español, use cada año un aproximado de 7 millones de euros destinado a la necesidad de integración.

No obstante, en ese corto período de tiempo, la presencia de este masivo éxodo, depende tanto de la velocidad como la escala de las entradas; puede que se efectúe presión sobre los mercados laborales y absorberlos, permitiendo el desplazamiento de empleados locales y enfatizando más en el mercado negro.

Cuando tratamos el caso de Colombia, se observa que el desempleo de la población migrante, es extenso en comparación a otras áreas receptoras, por lo que la pobreza va en línea creciente.

El porcentaje de la participación en el ámbito laboral, de dichos inmigrantes es de unos 80% en el año 2017 lo que el número de desempleo de estos se basan en un 22% en comparación al 9% de la población nativa.

En cuanto a la valoración del FIM, el impacto del éxodo sería positivo, en un lapso mayor. Puesto que se estima el tamaño, la edad y el nivel de habilidad de cada inmigrante, como también los que han sido elegidos por trabajos con poca calificación en la economía.

La estimación del éxodo venezolano, es el causante del aumento del PIB real de los países receptores lo que se establecen en un 0.1 % al 0.3% anualmente, entre los años 2017 – 2030.

Las consideraciones más allá del análisis

Estos resultados no son aplicables en todos los éxodos masivos, ya que se cuenta con dos variables que se deben tener en cuenta en dichos resultados.

El primer punto, se basa en el idioma o cultura, la cual facilite el periodo de adaptación. En otras palabras, que la integración en el país receptor sea más sencilla; en cuanto a la disminución del tiempo de adaptación e incorporarse plenamente en el mercado laboral.

Esta parte es de suma importancia, puesto que, al darse una menor adaptación, la utilidad de los servicios públicos que están financiados, por los contribuyentes locales, del país receptor se torne más intensos.

Se estaría tratando, de una renta especialmente neta; en definitiva, una menor utilidad nacional. Si vamos al caso de Venezuela, el idioma no significa una barrera entrante puesto que los países receptores hablan español. Y tanto las costumbres como las culturas no son un impedimento para dicha integración.

El otro factor predominante para este análisis, es de la diferencia existente en los mercados laborales, estamos tratando acerca de los tipos de sectores de producción, y si las necesidades que se encuentran implicadas son de alto o bajo valor añadido.

Si los individuos integrantes del éxodo se vinculan a bajos niveles de producción, y el país receptor tiene una industria de un valor medio-alto, entonces existirá problemas de adaptación, que se deben solucionar, a través de una inversión de capital humano y una movilización de los recursos requeridos que esté a cargo de los contribuyentes.

Entre Venezuela y los países receptores, tampoco existe una diferencia en una productividad elevada. Sin embargo, como se han analizado los datos de desempleo de Colombia, se arroja un resultado de desempleo doble, frente a la tasa local, lo que debería disminuirse, debido a la aportación económica del crecimiento.

Compartir:

Sobre el autor

Este contenido ha sido escrito por colaboradores de Nomepillas.com y no refleja la opinión ni los conceptos de los propietarios y demás autores de este sitio web.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad