El coronavirus y su impacto en la economía mundial

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Para nadie es un secreto que, en la actualidad, las grandes economías están inmersas en niveles muy altos de deudas. Lo que se considera con mucha preocupación, ya que se transformarían en un gran problema; en caso de que existiera un shock en los mercados como el caso que se está viviendo, con la actual pandemia de coronavirus.

Al expandirse este virus, puede ser un detonante para muchos problemas económicos, convirtiéndose en una bomba de tiempo, por la cantidad de bonos que se han emitido por países y empresas.

 

El coronavirus puede ocasionar una explosión de deuda de muy alto riesgo

 

A nivel mundial los países están sumergidos, en altos niveles de deudas con el propósito de financiar las cuentas públicas.

Ahora bien, la Reserva Federal ha demostrado que los riesgos de empresas “leveraged loans” tuvo un aumento de un 20% hasta llegar a unos 970 mil millones de euros.

Por lo que al extenderse el coronavirus; puede ser una fuerte detonación que provoque la explosión de una deuda acumulada, tanto en países como en empresas, lo que puede producir una crisis económica a nivel mundial.

Se puede agregar que, parte de estos bonos que se emiten en empresas están situadas en calificaciones por agencias en niveles bajos, por lo que en sus resultados económicos son considerados bonos basura.

 

El bono basura el rey de algunas empresas

 

Las dudas en el ámbito económico se auguraban, cuando días atrás, las economías empezaron a disminuir sus perspectivas alcistas. Se puede decir que, la aparición del coronavirus abrió la caja de Pandora, incitando fuertes cambios inesperados.

En consecuencia, el BCE, el FMI, la OCDE y la Reserva Federal de EEUU, disminuyeron las previsiones del crecimiento de estos países afectados. Lo que quiere decir, que, en el peor de los casos, el crecimiento sería mucho menos de la mitad de lo que se había previsto antes del inicio de esta pandemia.

Por otro lado, la Reserva Federal rebajó un 0.5% las clases de intereses durante las semanas pasadas; cuándo se esperaba que el Banco Central Europeo (BCE) pretendía abrir líneas de liquidez para la ayuda de compañías europeas.

En los últimos años, las empresas se han acostumbrado, acudir a los mercados para pedir financiamiento, cuando se puede hacer mediante entidades bancarias para aprovechar la cuota mínima de intereses.

La problemática se acrecienta cuando las compañías que emiten deuda con bonos de riesgo, o también conocidos por bonos basura; les obligan a mantener niveles altos de caja, para que de esta manera se obtengan altos crecimientos, para poder hacer frente a la cancelación de la deuda.

 

Las compañías deben continuar cancelando sus deudas

 

El coronavirus y su impacto en la economía mundial

Fuente de imagen: Freepik.com

Actualmente, en el escenario de los tipos de intereses bajos, ha permitido que se genere una deuda de alto nivel globalmente.

Al propagarse el coronavirus, el cual ha infectado a gran parte de la población a nivel mundial. Puso entre la espada y la pared a los motores económicos fundamentales de la economía, tanto desarrollados como subdesarrollados, y si la situación se expande mucho, las economías estarán peores.

Las producciones se están paralizando, a esto le sumamos las restricciones y la limitación de los movimientos, motivó que disminuye el sector turístico mundial.

Así las compañías no estén laborando deben seguir pagando impuestos, cancelarles a sus empleados a parte de pagar el vencimiento de las deudas. Existe una solución, la cual puede ser los préstamos financieros, o emitir una nueva deuda y de esta manera pagar las cuentas vencidas.

Cabe mencionar que, los mercados que corren más peligro y los que tendrían que tener más precaución, son aquellos donde los bonos de las empresas y los nacionales, están por encima del valor del Producto Interno Bruto (PIB) como en el caso de Alemania, Japón, EEUU y Francia.

Teniendo en cuenta que, en el caso de otras epidemias como el coronavirus, el efecto que ha habido en la economía ha sido temporal, por tal motivo si se prolonga la situación, puede producir grandes problemas en la parte económica, tal como: aumento de paros e incluso hasta quiebras.

Las consecuencias económicas causada por este virus, aún puede empeorar, puesto que amenazan con ser desbastadoras.

Ni siquiera en la recesión del año 2008, llegó a paralizarse todo como está sucediendo en la actualidad en cuanto a las actividades económicas, ni tampoco su alcance fue a nivel global. Y que los shocks de demanda, oferta, deuda que estén dentro de este panorama están ocurriendo simultáneamente.

Ahora bien, si vemos la oferta con la ruptura de la cadena de suministro, sumados al valor, paralización de producción de no poder afrontarse; hasta que se supere la emergencia sanitaria y poco a poco se vaya normalizando, aunque va hacer dificultoso.

En cuanto a los shocks de deuda, demanda, no existirá otra manera más que rebozar de liquidez, y dotar de cobertura a los trabajadores tanto de empresas como autónomos; poner en marcha potentes políticas fiscales expansivas, que incurran en unos déficits públicos, y en un futuro encontrar las maneras de cómo revertirlos y cancelar.

 

No se establece un paréntesis

 

Ahora bien, se intenta dejar claro de que no podemos hacer caso omiso de la situación; de que estamos en un paréntesis, una pausa y que luego todo volverá a hacer como antes.

Es inevitable pensar, que todo regresará a la normalidad después de estos días de cambios drásticos a nivel mundial, a causa del coronavirus. Es necesario enfocarnos en una época, que nos traerá transformaciones económicas muy intensas.

Cómo también se debe analizar con un mayor fundamento y una mayor perspectiva, tantos los cambios como las consecuencias, que se pueden plantear en tres distintos escenarios: en el carácter propio de la globalización, en el comportamiento de las pautas económicas y en la estructura y organización de la actividad.

 

El teletrabajo se generalizará

 

El coronavirus y su impacto en la economía mundial

Fuente de imagen: Freepik.com

Se puede resaltar que, estos primeros cambios pueden ser de gran alcance, como también de consecuencias. Empezamos por los días de encierros en el hogar a los cuales fuimos obligados a estar.

Evidentemente los teletrabajos se pueden generalizar, y de esta manera alterarse profundamente la manera de organización, en cuánto a la actividad empresarial- económica y la relación con el empleo y el empeño profesional.

Compartir:

Sobre el autor

Este contenido ha sido escrito por colaboradores de Nomepillas.com y no refleja la opinión ni los conceptos de los propietarios y demás autores de este sitio web.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad