El descontrol de los bancos centrales en cuanto a la inflación

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Al realizar una evaluación de las últimas décadas, se observa cómo se ha incrementado el nivel de independencia de los países mundialmente. Dicho resultado es debido a la globalización, que tiene la capacidad de unificar, los distintos entornos financieros y las economías.

La existencia de este abanico de conexiones entre los diversos países, nos lleva de una u otra manera a abocarnos a una conexión que no falla, por parte de las variables macroeconómicas, tal como la inflación.

Para ser más exactos, tenemos que mantener la vista, en los ciclos económicos de las economías de países desarrollados, las cuales han incrementado una sincronía particular en los últimos años.

Ahora de aquí que se detecten algunas similitudes en las políticas monetarias en crecimiento en los países anglosajones, Japón y Europa con distintos matices de duración e intensidad.

Los ciclos monetarios iguales, ceden lugar a las políticas monetarias, las cuales muestran pocas diferencias; por lo que la inflación en última instancia, es un resultado monetario debido a la cantidad de pagos de manera circulante, que se propulsa por la creación de dinero; por lo que se determina como normal, que no se encuentren diferencias excesivas, en la transformación de las tasas de inflación de las economías de países desarrollados.

Por otro lado, tenemos, que los precios de las materias primas, se establecen en primer lugar, en los mercados globales, por lo que alteran los costos de bienes y servicios de consumo de las distintas economías.

 

¿Cómo afecta el petróleo?

 

El descontrol de los bancos centrales en cuanto a la inflación

Fuente de imagen: Freepik.com

 

Estos procesos son más relevantes cuando se trata del petróleo, puesto que existe una transferencia de los precios del consumo de los combustibles y de la energía de forma inmediata.

Por lo que la inflación es igualitaria, debido a las cadenas de suministros que dependen entre sí.

Por lo general, las economías desarrolladas son particularmente abiertas, esto es a pesar de que se observe un proceso de guerra comercial, lo que ha puesto en alerta las posiciones de los actores mundiales más fundamentales en el comercio global.

Actualmente, el 20% del PIB global les incumbe a exportaciones, a causa de las tendencias marcadas que decidieron por el libre comercio.

 

Las economías abiertas

 

Que se posea economías abiertas, trae beneficios positivos, puesto que se incrementa la competencia, debido al proceso de la globalización; que le otorga a los países beneficios en cuanto a la competencia de producción de un servicio o un bien, para poderlo exportar a otros países, y de esta manera ejercer una demanda de reducción fiduciaria en comparación con las opciones que ya existan, en cuanto a la universalización del consumo, y que los países con más índice de pobrezas mantengan bajos los costos laborales, y tengan la posibilidad de salir de la pobreza.

En consecuencia, si una economía goce de una apertura de nivel alto, es muy positivo, sin embargo, radica riesgos, puesto que esa transición le otorga cierta sensibilidad a las perturbaciones externas que afectarían a la cadena de suministros, tal es el caso de Alemania, como se ha desenvuelto en medio de la guerra comercial.

La relación de las cadenas de suministros, les han permitido a muchos países que cualquier subida de costos que se origine, se transfiere de manera inmediata.

Cabe mencionar el ataque de drones que arremetieron en contra de las instalaciones de refinería de Arabia Saudí, el pasado mes de septiembre; lo que permitió que el precio del barril de petróleo se elevara, apuntando a las tasas inflacionistas en un lapso corto de tiempo.

Aparte de la interrupción en la cadena de suministros, o quizás los altos niveles de aranceles comerciales, que dan lugar a los pronósticos con un alto grado de inflación, ya que las opciones más deficientes actualmente se desmoronan al frente del resto de las demás opciones.

 

La baja inflación en la Eurozona

 

El descontrol de los bancos centrales en cuanto a la inflación

Fuente de imagen: Freepik.com

 

En Eurozona la inflación no ha sido tan relevante, si lo observamos desde el punto de vista de la política económica; en el transcurso de la última década. En otras palabras, desde que la crisis financiera empezó a tener alcance a finales del año 2008. En sí la preocupación más sobresaliente era la posible y excesiva desinflación, lo que fue poco después del año 2011 para luego enfrentarse a la deflación real hasta los años 2015-2016.

En términos generales, está recuperación gradual de la Eurozona que se proyectó a partir del año 2015; generó una muy breve recuperación de la inflación que inició en el año 2016. Acelerándose en agosto de ese mismo año concluyendo en febrero del 2017 para luego mantenerse estable en un 1.5%

Es necesario hacer énfasis en que, la recuperación que sucedió en Eurozona, provocó una subida a la inflación, dicho aumento fue mínimo. Ya que se ha mantenido dentro del objetivo del BCE con un 2% o menos, sin desarrollarse de una manera sostenible.

Se puede decir que, este es unos de los motivos que suelen preocupar a los banqueros centrales; que tanto sus movimientos como sus acciones previstas para la búsqueda de la tan anhelada inflación, sea completamente en vano, a causa de un proceso simultáneo de la inflación en una escala global.

Ese margen de acción está muy limitado, ya que la única inflación que se estipula hasta los momentos, viene siendo el mercado de la renta fija; con las clases nominales en negativo, por el apogeo de los costos de los bonos, producto de los programas de compras.

 

La credibilidad de la política monetaria

 

Este es un asunto que trae perturbación, ya que la credibilidad monetaria está disminuyendo, en sí, los bancos centrales no han podido establecer sus metas de inflación del 2% mediante dicha expansión, razón por lo que las caídas de precios peligren en una próxima recesión.

Aparte, así exista la promesa de que las tasas de intereses sean mínimas durante más tiempo, se determina como una fuente de estímulo en los últimos años, estas garantías, pueden ir perdiendo esas fuerzas, en un tiempo donde los inversores esperan tener tasas bajas constantemente.

Según los funcionarios de los bancos centrales están esperando el momento para accionar con agresividad, si llegase a estallar otra recesión.

En cuanto al Banco Central Europeo se encuentra preparado para incitar a Eurozona, además la Reserva Federal está dando señales de que pronto disminuiría las tasas de interés y así tratar de adelantar los riesgos que aumentan en EEUU.

Compartir:

Sobre el autor

Este contenido ha sido escrito por colaboradores de Nomepillas.com y no refleja la opinión ni los conceptos de los propietarios y demás autores de este sitio web.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad