¿Qué es el TAE y el TIN en un préstamo?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cuando vamos a una entidad bancaria a pedir un préstamo personal o una hipoteca, nos llama mucho la atención que nos ofrecen siempre dos tipos de interés, generalmente distintos, nos dan el tipo de interés TIN y el TAE.

Pero qué son exactamente el TIN y el TAE y en qué se diferencian. Pues en este artículo vamos a explicártelo muy claro para que todos lo entendamos y no te pillen desinformado. Aquí te damos las claves para diferenciar TIN y TAE y no morir en el intento, al grano.

¿Qué es el TIN de un préstamo?

El TIN es el porcentaje fijo sobre el capital que se acuerda en contrato como pago por el dinero que nos han prestado. Es decir, es el porcentaje anual que pagaremos al banco por el dinero que nos han dejado temporalmente.

La abreviatura TIN de hecho significa Tasa de Interés Nominal, lo cual ya dice mucho de su significado.

Por ejemplo, si nos dejan 10000 euros a devolver en un año y al 10 por ciento TIN, pues tendremos que devolver esos 10000 euros más el 10% de esos 10000 (que serían 1000 euros). Con lo que tendríamos que devolver 11000 euros en total suponiendo que se pague de forma anual.

Ya veremos que esto es así sólo si el TIN es igual al TAE, pero tranquilo que te lo explicamos justo aquí debajo, no te preocupes.

¿Qué es el TAE de un préstamo?

El TAE, o Tasa Anual Equivalente, es el tipo de interés que nos  indica el coste real en porcentaje de un préstamo o hipoteca, o sea, el porcentaje efectivo en período anual que nos costará ese préstamo.

En el ejemplo anterior (más adelante lo desarrollaremos), de los 10000 euros, si el banco nos obliga a contratar un seguro de 1000 euros por si nos pasara algo, entonces tendríamos que devolver los 11000 (10000 de capital y 1000 de intereses) y pagar los 1000 euros del seguro.

Entonces el préstamo nos costaría no el 10% (1000 euros) si no el 20% (2000 euros), o sea, que este préstamo tendría un TIN del 10% pero un TAE del 35,016% (más adelante veremos de donde sale esta cifra). Espero que se entienda con este ejemplo tan sencillo.

El TAE se calcula con una fórmula matemática que no es precisamente simple, y que merece un futuro artículo para explicarla.

Una particularidad del TAE es que se diluye con el tiempo, y os pongo un ejemplo de ello.

En el ejemplo anterior vemos unos gastos de 1000 euros (el seguro que nos obligan a contratar), y que se pagan en un período de 12 meses. Por tanto esos 1000 euros, que son el 10% de lo que pedimos prestados, hay que pagarlos en un año, lo que es un impacto bastante fuerte en el préstamo, quedándose el TAE en el 35,016%, que no es poca cosa.

Pero imaginemos que el préstamo es a 5 años. Esto quiere decir que los 1000 euros habría que pagarlos en 5 años, se diluye mucho ese coste fijo, quedando un TAE entonces de 15,67, que está mucho mejor.

Aquí podemos ver que ante costes o comisiones fijas, el TAE será menor cuando mayor sea el plazo de amortización.

Diferencias entre TIN y TAE en un préstamo

La diferencia entre el TIN y el TAE parte de lo que nos cobran por el crédito que pedimos. El TIN es el tipo de interés que nos cobran por el préstamo.

El TAE  es lo que nos cobran realmente por ese préstamo, e incluye el tipo de interés y los posibles gastos que el préstamo conlleve, tales como la comisión de apertura del préstamo o los seguros obligatorios asociados al crédito y otros gastos y comisiones.

O sea, que el TAE es lo que pagamos en realidad, formado por el TIN más todos los demás gastos del crédito.

¿Cómo se calcula el TAE?

El TAE se calcula a través de una fórmula matemática con cierta complejidad, que nos arroja el TAE simplemente poniendo todas las variables en la fórmula. Aquí simplemente os vamos a facilitar la forma de calcularlo automáticamente.

Calculadora del TAE de un préstamo

Dada la complejidad del cálculo manual del TAE, creo que merece más la pena que os remita a una fórmula de calcularlo simple y exacta, sin posibles errores, y con información oficial.

Aquí tenéis la calculadora del TAE del Banco de España: Calculadora TAE Banco de España

Os dejo también el enlace a nuestra calculadora de préstamos, en la que poniendo el TAE podéis ver la cuota que tendréis que pagar y el pago total por cualquier crédito.

Cómo comparar TAE y TIN en préstamos personales

Si habéis leído atentamente habréis deducido que dos préstamos se deben comparar no por su TIN, si no siempre, y digo siempre, por su TAE.

A la hora de devolver un préstamo en realidad no devolvemos sólo el tipo de interés, si no que devolvemos el tipo de interés (TIN) más las comisiones y gastos del préstamo (TAE). Esas comisiones salen de nuestro bolsillo, por lo que es de lógica que las tengamos en cuenta a la hora de comparar dos préstamos.

Si queréis hacerlo fácil, cuando vayáis a pedir un crédito a alguna entidad financiera, decidle a quien os atienda que os de siempre el TAE, el TIN de hecho es casi irrelevante, ya que el TAE incluye el TIN más gastos, y es lo que realmente pagaremos.

El TAE y el TIN en una hipoteca

El TIN y el TAE en un préstamo hipotecario se comporta de manera idéntica a como hemos explicado. No hay ninguna diferencia.

Si es verdad que la diferencia entre TIN y TAE en una hipoteca suele ser muy baja, debido a que el TAE se diluye con el paso del tiempo como hemos explicado antes.

Las hipotecas suelen tener un período de amortización muy alto, con lo que los posibles gastos fijos o comisiones fijas, cuando se pagan en tanto tiempo se diluyen en un porcentaje del tipo de interés bastante bajo, dando como resultado un TAE que difiere muy poco del TIN.

Conclusión TIN y TAE

Espero que leyéndome os haya quedado claro que el TIN es simplemente el tipo de interés y que el TAE es el TIN más las comisiones y gastos.
Sabiendo esto os sobra, no es necesario mucho más. Simplemente recordad que para comparar dos créditos SIEMPRE usad el TAE, sin ninguna excepción.

A menor TAE mejor es el préstamo siempre.

Espero haber ayudado a que tengáis claros estos conceptos que nos inundan todos los días, nos vemos en el siguiente artículo.

Compartir:

Deja una respuesta